* Obsolescencia rápida pues cada pocos meses aparecen nuevas prestaciones en el mercado que mejoran la capacidad y con el consecuente incremento de precio.

* Necesidad de cambiar con frecuencia los equipos para no perder competitividad y eso le supone inversiones altas que afectan al presupuesto de ese año.

* Lenguaje técnico complicado de entender para un cliente " usuario".

* Incidencias en los equipos que pueden paralizar la empresa hasta su resolución.

* Muchos equipos en el mercado con prestaciones diferentes.

* Mucho proveedores que a veces desaparecen y dejan "colgado" al cliente.

* La retirada fisica de equipos y su eliminación tiene coste para la empresa ( por ley no se puede tirar a los contenedores ), siendo difícil recuperar el posible valor de mercado de los equipos retirados.