Inicialmente la empresa que contrata Renting Tecnológico no tiene que endeudarse, liberando capital. La cuotas mensuales no se comienzan a pagar hasta que los equipos están instalados y funcionando perfectamente.

Desaparece el riesgo de tener gastos añadidos, ya que imprevistos que sí pueden aparecer en la compra directa tradicional –averías fuera del periodo de garantía, siniestros, robo, etc- están asegurados con IberCaja Renting Tecnología.

No se inmovilizan recursos de la empresa en bienes que necesitan una rápida renovación y, a su finalización, se elimina el coste que tiene para la empresa la retirada física de equipos.